El buen pastor eres tú mi DIOS

El buen pastor

“Yo soy el Buen Pastor” Para entender estas palabras de Jesús, es importante conocer que un Pastor es una persona que guarda y guía a las ovejas al aire libre, y las cuida del peligro al que constantemente se encuentran sometidas.

En la Biblia encontramos muchos personajes que se dedicaron al cuidado de rebaños y por eso se les llamó pastores: Abraham, Moisés y David, entre otros. De hecho el rey David compuso hermosos Salmos que describen las responsabilidades y las preocupaciones que debe tener un Pastor: “Jehová es mi Pastor; nada me faltará. En lugares delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará” (Salmo 23:1-2).

El buen pastor

¿A quiénes se les conocía como buenos pastores?

En la antigüedad, muchas personas en el pueblo de Israel se dedicaban al pastoreo de rebaños de ovejas, por lo que conocían muy bien el riesgo que corrían al dedicarse a esta actividad. Los buenos pastores tenían que ser personas diligentes y valientes, capaces de arriesgar sus vidas por las ovejas con tal de proteger al rebaño porque las ovejas eran animales dóciles que estaban completamente indefensas ante el entorno y sus enemigos.

Por lo tanto, las ovejas tenían que estar siempre bajo la atenta mirada del pastor mientras comían del pasto. De allí que el buen pastor se enfrentaba siempre a la constante y difícil tarea de enseñar a las ovejas a obedecer sus órdenes, incluso le ponía nombres que el mismo pudiese reconocer.

Además, en primavera las sacaba del redil todos los días y tenía la tarea de llevarlas a buenos y frescos pastos de los alrededores del pueblo. Cuando llegaba el calor del verano, procuraba buscar los pastos en los terrenos más elevados y frescos. Muchas veces el pastor pasaba días trabajando y durmiendo al aire libre. Pero en tiempo de lluvias, regresaba con ellas a casa para que pasaran el invierno resguardas.

El buen pastor

Es Jesús el buen pastor de la humanidad

De tal manera, que cuando Jesús hace esta analogía sobre ÉL y el buen pastor de ovejas, los que estaban presentes lo entendían claramente, tanto que sus palabras causaron desacuerdos entre los judíos. La verdad era que Jesús quería que los judíos entendieran que eran ovejas descarriadas y que su Padre le había enviado para hacer que entraran nuevamente al redil, y para protegerles aun a cuesta de su vida. Por eso Él dijo: “Yo soy el buen pastor, el buen pastor su vida da por sus ovejas” (Juan 10:11). “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”…. Y pongo mi vida por la ovejas” (Juan 10:14-15b).

Pero también dijo Jesús: “Tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor” (Juan 10:16). Estas palabras son para todas aquellas personas que estén dispuestas a entrar a su redil y ser pastoreados por el “Buen Pastor”,  el cual dio  su vida  por sus ovejas, y que sólo espera que tomemos la decisión para poder llevarnos a buenos pastos.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!