¿Hay algo que nos Separe del Amor de Dios?

Hay algo que nos Separe del Amor de Dios

El amor de Dios hacia la humanidad es infinito.

Su amor estará siempre con nosotros sin importar los problemas, por muy difíciles que sean las situaciones que debamos enfrentar en nuestras vidas, por más fuertes que sean las tentaciones que lleguen a nuestras mentes, nada de eso podrá impedir que nuestro creador extienda su amor sobre cada uno de nosotros. Pero entonces, ¿hay algo que nos separe del amor de Dios?

La Biblia asegura que nada ni nadie podrá separarnos del amor de Dios, y esta es una gran verdad que debemos creer, pero que también debemos experimentar en cada circunstancia que enfrentemos en nuestra vida diaria.

Nada nos puede separar del amor de Dios.

El Apóstol Pablo en su Epístola a los Romanos, lo dijo de esta manera: “Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor Nuestro” (Romanos 8:38-39).

Pablo añade también otros elementos, pero lo hace en forma de pregunta, y dice: “¿Quién nos separará del amor de Cristo?, ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:36 y 37).

Pablo y su amor a Dios.

Estas palabras expresadas por el Apóstol, salían de su corazón ya que nadie más que él conocía el verdadero significado de cada una de estas, porque una vez que se convirtió al cristianismo, comenzó a sufrir persecuciones, maltratos, cárcel, azotes, hambre, y algunas veces estuvo al borde de la muerte; sin embargo, nada de eso lo detuvo en su afán de predicar el evangelio por amor a Jesucristo.

Hay algo que nos Separe de Dios

Él lo deja claro en su segunda Epístola a los Romanos: “De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno, Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelo, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frio y en desnudez” (2da Corintios 11:24-27)

> También te puede interesar: ¿Cuáles son las cosas que nos separan de Dios?

Dios nos amó primero.

La razón por la que ninguna de estas cosas, nos pueden separar del amor de Dios, es porque “nosotros amamos a Dios, así como Él nos amó primero” (1era Juan 4:19), como lo dice el Libro del evangelio según Juan, capítulo 3, versículo 16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

Sabemos también que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que le aman, como lo dice el Apóstol Pablo en la Epístola a los Romanos: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!