La Misericordia de Dios

La Misericordia de Dios

Dios y su misericordia

“La misericordia”, tiene que ver con ser bueno, benigno, compasivo. Es decir, tener misericordia es mostrar compasión por alguien. Esa compasión es la que Dios muestra para con todos sus hijos. De allí, que nos invita a que cada día nos acerquemos confiadamente al trono de la gracia, de manera de poder recibirla y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más necesitados estamos (Hebreos 4:16).

El salmista David, tenía claro la grandeza de las misericordias de Dios y lo expresó al decir: “Toda la tierra está llena de la misericordia de Dios” (Salmos 33:5b) y otra vez expreso: “Tu misericordia es mejor que la vida” (Salmos 63:3a), “Jehová es el que nos corona de favores y misericordias” (Salmos 103:4b). Y cuando cometió adulterio, exclamo y dijo: “Ten misericordia de mí, Oh Dios, conforme a tu misericordia” (Salmos 51:1a).

De manera tal que, Dios es misericordioso con nosotros, pese a que nosotros le fallamos constantemente. Su misericordia forma parte de su personalidad, es un atributo de Dios. No es que nosotros hayamos hecho algo para merecerla, sino que Él la tiene para quien Él quiere (Romanos 9:15), y sin ellas nada podemos hacer por nosotros mismos, ya que es sólo por sus misericordias que podemos ser salvos (Juan 15:5). Pero además, la Biblia enseña que las misericordias de Dios son por todas las generaciones y para todos aquellos que le temen (Lucas 1:50).

misericordia de dios en la biblia

Misericordia en la biblia

En la biblia encontramos historias de hombres que las alcanzaron: Génesis 24:1-25, nos dice que por la misericordia de Dios fue que Abraham le pudo conseguir esposa a su hijo Isaac. Génesis 19: 17-19; por la misericordia de Dios fue que los Ángeles sacaron a Lot fuera de la ciudad, antes de destruir Sodoma y Gomorra, y en Génesis 41:14-36, fue la gracia y la misericordia del Señor quien sostuvo a José durante los años difíciles en Egipto.

Entonces, cuánto más nosotros, que hemos sido limpiados por la sangre del Cordero de Dios, debemos mantener la esperanza en ellas por parte de nuestro Señor pese a las aflicciones por las que estemos pasando en un momento determinado de nuestras vidas, ya que sus misericordias son nuevas cada día (Lamentaciones 3:23).

Los que buscan la misericordia de Dios, la encuentran: Mateo 9:27-31, nos habla de dos ciegos, que al saber que Jesús pasaba por el lugar donde ellos estaban, comenzaron a gritar: ¡Hijo de David, ten misericordia de nosotros!, y el Señor Jesús, tocando sus ojos los sanó.

Esto nos enseña queridos amigos y hermanos, que la compasión del Señor para con sus hijos, realmente no tiene medida: como la distancia entre el cielo y la tierra, así son. Por lo tanto, acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia para poder alcanzarla y hallar gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4:16). Sólo el Señor es nuestro ayudador y sus misericordias son eternas e innumerables  para todo aquel que le busca.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!