La Oración más poderosa del Universo

La Oración más poderosa del Universo

La Oración más poderosa del Universo. Enseñanza cristiana. Un día los Discípulos de Jesús, se dieron cuenta que no sabían cómo orar, como hablar con el Padre Celestial el creador de todas las cosas, no sabían cómo comunicarse con Dios.

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo:

Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

 Y Jesús   les dijo: Cuando oréis, decid:

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos”. Amén.

👉 También puedes ver: Poderosa oración de protección

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. Mateo 6:9-19

La Oracion mas poderosa del Universo

La oración más poderosa

Así conocemos la oración más poderosa del Universo que el mismo Jesús enseñó. Es aquella, que reconoce que Dios es nuestro Padre.

Es aquella oración donde pedimos que su forma de gobierno, con que Él rige el cielo venga a nuestras vidas, a nuestras familias.

Es la oración que reconoce que todo sustento de nuestra vida viene de Él.

La oración más poderosa del Universo es aquella que antes de pedirle perdón a Dios por nuestras faltas, ya ha perdonado a quien le ha ofendido, es aquella que busca la voluntad de Dios en todo momento.

Es la que le pide a Dios que nos ayude con nuestras debilidades y el mal que podemos enfrentar.

Recuerda que cuando hagas tu oración hazlo con fe creyendo que Dios te escucha y va a responder tus peticiones. Debemos creer que nos va a escuchar.

Oremos: “Padre celestial gracias porque Tú cada día me enseñas como clamar a ti y que te agrade.

Hoy ayúdame a poder reconocer que solo tú eres Dios que estás en los cielos, enséñame hacer tu voluntad aquí en la tierra, provee de todo sustento para mi familia y para mí.

Ayúdame a perdonar a quienes me deben, para que tú perdones mis deudas, no permitas que el mal alcance a los míos, ni a mí. Ayúdame a no pecar contra ti y no ofenderte.

 Te doy gracias en el nombre de Cristo Jesús”. Amén.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!