Oración para hablar con Dios

Oración para hablar con Dios

Oración para hablar con Dios. Hermano mío, esta es una oración para cuando sientas deseos de hablar con nuestro señor, puedes abrirte a él y decirle todo lo que sientes para que te de consuelo y sabiduría.

"Amado padre, reconozco que últimamente no he conversado mucho contigo. Sé que no hay excusas para haberlo hecho, pues podría manifestar muchas circunstancias de la vida diaria que me lleven a ello, sin embargo, ninguna de ellas son razones suficientes para olvidarme de agradecerte por todo lo que haces por mí.

En esta oportunidad, quiero conversar contigo y ser lo más honesto posible, sabiendo que por mucho que yo quiera no podría ocultarte nada, pues tú todo lo sabes y todo lo ves, además de pesar los corazones de las personas.

En primer lugar, mi enfriamiento espiritual se debe en parte a que me he preocupado más por lo material que por la salvación de mi alma. Me ha interesado más cuánto dinero debo ganar, cuánta fama debo tener y cuánto me deben admirar los demás. Dejando así de agradecerte por cada bendición que has cumplido en mi vida.

quiero hablar con Dios

He olvidado reconocer que eres tú el dador de todo y como consecuencia de ello, he dejado de doblar mis rodillas y entrar en la comunicación más importante que pueda tener todo hombre, conversar contigo mi amado creador y salvador.

Perdona a este pecador hijo tuyo y permíteme entrar en tu presencia. Reconozco mis errores entendiendo también cuáles son las consecuencias de haberme alejado espiritualmente de ti, pues aunque no lo parezca, jamás he dejado de creer en ti y reconocer que eres mi dios y salvador.

Hoy te hablo con el corazón en la mano, prometiéndote que este enfriamiento y alejamiento espiritual no volverá a suceder, que es parte de mi debilidad como humano que soy, pues si hay algo que me es fácil reconocer en mí, es mi imperfección.

Gracias por darte tu tiempo para escucharme y recibirme nuevamente en tu regazo. Siempre serás mi padre y yo siempre seré tu hijo, esa relación jamás cambiará. Y como tu hijo recibo de ti cualquier tipo de correctivo, aunque sé muy bien que tú no castigas ni con piedra ni con palo, tan solo permites que las consecuencias de nuestros actos trabajen por ti.

Gracias padre amado por todo lo que tengo y por lo que viene, pues tus bendiciones no tienen límites ni mucho menos tu amor por mí".

Amén.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!