Oración por fortaleza

Oración por fortaleza

Oración por fortaleza. Cuando sientas que tus fuerzas y tu ánimo decaen, no dudes en pedirle a Dios que te de fortaleza a través de esta oración.

"Padre celestial, hoy vengo a ti sin fuerzas y debilitado. Mi vida se va desgastando por el dolor; y por mis años de suspirar, se ha enflaquecido mi fortaleza a causa de mi malicia, y mis huesos se han consumido; mi alma está agobiada hasta el polvo; mi cuerpo está postrado hasta la tierra; me han rodeado dolores de muerte y torrentes de perversidad que me han atemorizado; dolores del sepulcro me han abrazado y lazos de muerte me han presionado.

Señor mío, te pido que tengas misericordia de mí, porque estoy en angustia, se han consumido de pesar mis ojos, mi alma y mis entrañas; me siento como un pez atrapado en una red, sin tener la fortaleza necesaria  para liberarme de ella. Pero yo sé que tú me sacaras de la red que mis enemigos han hecho para mí, porque tú eres mi fortaleza y mi pronto auxilio en la tribulación.

Señor creador de los cielos y la tierra, ven pronto en mi auxilio y no sea yo confundido para siempre, líbrame en tu justicia; escucha mi oración desesperada; líbrame pronto del lazo de la muerte porque Tú eres mi roca fuerte y mi castillo; por tu nombre me guiarás, y me encaminarás; en tus manos encomiendo mi causa para que hagas justicia conmigo en tu gran misericordia.

oracion por fortaleza

En ti, oh Señor Dios, he confiado; ¡no permitas que nada me confunda¡ hazme escapar del pozo lodoso; escucha mi humilde oración por fortaleza y sálvame, porque Tú eres mi roca de refugio donde puedo recurrir continuamente. A ti debo mi vida y mi existencia y en ti consigo el ánimo para seguir adelante.

Oh Dios, no te alejes de mí; acude pronto a mi socorro, y que sean avergonzados y perezcan todos los intentos que mi mal procuran; en los momentos más difíciles de mi vida, siempre he estado amparado por ti y por eso sea llena mi boca de tu alabanza y de tu gloria todo el día; no me ignores en el tiempo de mi vejez, cuando mis fuerzas se acaban; no me desampares Dios mío y libertador de mi alma.

Dios omnipotente y bueno, aunque Tú me has hecho ver muchas angustias y males, sé que volverás a darme vida, y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra; aumentarás mis fuerzas y volverás a consolarme, porque Tú das fortaleza al que ninguna tiene". Amén.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!