Solo tú Señor me haces vivir confiado

Solo tú Señor me haces vivir confiado (1)

Esta es un poderosa oración de agradecimiento a Dios en donde le expresamos: "Solo tú Señor me haces vivir confiado", por todo lo que has demostrado hacer en mi vida a pesar de ser un pecador.

"Amado padre, hacedor de mi vida y creador de todo aquello que me rodea, tú eres poderoso y misericordioso, hoy me postro ante ti para tocar tu corazón y pedirte nunca me sueltes de tu mano, porque sólo tú me haces vivir confiado.

tu Señor me haces vivir confiado
Padre, hoy me postro ante ti para tocar tu corazón y pedirte nunca me sueltes de tu mano

En tu presencia obtengo fortaleza para mi diario caminar y a pesar de toda prueba o circunstancia difícil no pierdo mi fe en ti, ya que mis anhelos descansan sobre tus promesas.

Mi Dios, te doy gracias porque me mostraste tu amor en tiempos difíciles, cuando me sentía desfallecer me diste fuerza, cuando tuve pena me consolaste, cuando me he sentido solo has sido mi gran compañero.

> También puedes leer: Oración para refugiarnos en Dios

¿Cómo podría dudar de ti, si las veces que fallé perdonaste mi pecado y nunca me condenaste? Nadie me amó así, con este amor incondicional y cuando todo se pone oscuro vienes tú con tu luz y cambias la angustia que me embarga, por fe.

Padre bueno, ya no tengo temor a la soledad porque tú me acompañas, jamás me has abandonado, hoy declaro esta palabra de fe sobre mi vida: "Diré yo al Señor, refugio mío y fortaleza mía, mi Dios en ti confío" Salmos 91:2.

Solo tu Señor me haces vivir confiado
Te doy las gracias mi Señor Jesús, porque todas tus bendiciones me alcanzarán a mí y a mi familia.

Sí padre amado, durante años confié en el hombre y eso rompió mis esperanzas, hoy confío en ti ya que eres mi refugio en tiempos de angustia, tú mi Dios no me has decepcionado por el contrario me has hecho ver tu gloria en mi vida cuando decidí creer en ti.

Te doy las gracias mi Señor Jesús, porque todas tus bendiciones me alcanzarán a mí y a mi familia.

Dios Todopoderoso, que mi fe nunca se apague, que siempre esté encendida y que mi vida esté conectada a ti, cumpliendo tu voluntad en mi vida, ahora digo esta palabra con todo mi corazón: “Antes de oídas te había oído, más ahora mis ojos te ven”. Amén.

ARTÍCULOS RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!